Chris Dancy, conocido como “el hombre más conectado en la Tierra“, vive en Tennessee, Estados Unidos. Él recorre continuamente su país y otros rincones del planeta dando conferencias, dirigiendo talleres para ejecutivos y orientando a empresas y audiencias en temas de informática e interacción con el comportamiento humano.

Según Dancy, él visualiza la aparición de la denominada ‘Red Interna’, que es una malla de comunicaciones que se generará entre las personas y la informática conectada a su existencia. Indica también que este sistema no abandonará su cuerpo, ni su ambiente, ni su vida. Además, afirma que gracias a esto es posible viajar en la World Wide Web o red informática mundial.

Dancy anticipa que la existencia humana se transformará en una plataforma en la que la red de códigos presentes en nuestros hogares, autos y cuerpos, informará, conspirará y dará forma a nuevos comportamientos. Además, comenta que generará hábitos y ambientes codificados para el uso diario.

Dancy recibió su apodo tras utilizar hasta el momento alrededor de 700 sensores, dispositivos, aplicaciones y servicios que funcionan en su propio cuerpo. Estos están conectados a Internet y le permiten registrar y analizar su estilo de vida. Lo que va desde su consumo de calorías, hasta su bienestar espiritual. Según él, con el objetivo de hallar la mejor manera de vivir.

Esta cuantificación de su existencia le permite analizar conexiones entre varios tipos de datos. Entre ellos, información sobre su salud, productividad y calidad de vida.

“La experiencia más positiva de ser ‘el hombre más conectado en la Tierra’ ha sido entender aquello que necesito hacer para ayudar a mi cuerpo y a mi mente para estar en paz en este mundo tan ajetreado” declara Chris Dancy.

Desde su primera aparición en la revista TechCrunch en 2013, Dancy ha creado un diálogo global sobre la tecnología, las conexiones sociales y la relación con el estilo de vida, cada vez más digitalizado. Adicionalmente, su historia ha sido difundida por los medios de comunicación en más de veinte países y ha realizado múltiples apariciones en radio y programas de televisión.

Además de una cámara y dos móviles, Dancy lleva puesto en su cuerpo varios de dispositivos como gafas, relojes, cinturones y pulseras electrónicas que lo examinan constantemente. Además, su casa tiene decenas de aparatos instalados que le permiten cuantificar y registrar sus actividades y movimientos para medirlos cada día. 

EL UNIVERSAL (México) / GDA