fbpx


Cuatrocientas mujeres embarazadas fueron detectadas con el virus del Zika durante el primer trimestre de gestación y nueve casos se reportaron por transmisión vertical (de madre a feto) desde el 2016 hasta la semana 16 de este año, según informó ayer la ministra de Salud, Verónica Espinosa.

Del total de embarazadas la mayoría están en las provincias Manabí con 198, Guayas con 74 y Los Ríos con 68, según datos oficiales.

De 185 nacimientos, nueve casos fueron confirmados por transmisión vertical, tres de ellos resultaron con microcefálea congénita asociada con el virus. Cuatro no tuvieron malformación congénita pese a haberse contagiado durante el embarazo y los otros dos fueron asociados a malformación congénita, pero sin confirmarse que haya sido por zika.

La ministra expresó que desde que se detectó el virus en el país se ha efectuado un monitoreo cercano de las mujeres embarazadas realizando un acompañamiento de su gestación ante los posibles riesgos.

Del reporte de casos relacionados con el virus y sus secuelas en recién nacidos, en este periodo hay tres abortos espontáneos, uno de ellos está identificado con material viral de zika en restos placentarios.

También se han registrado seis casos con diferentes alteraciones: “microcefalia de instauración tardía, trombo en vena central de retina, condilomatosis, onfalocele, múltiples quistes supendimarios, persistencia de foramen oval, microhemorragias y pequeños aneurismas en retina”.

La ministra insistió en la importancia de hacer un llamado a la ciudadanía de proteger a las embarazadas porque corren riesgo de que sus hijos, al estar expuestos con el virus durante el embarazo, padezcan complicaciones como la microcefalia que puede provocar discapacidad de diferentes grados.

De ahí que la funcionaria mencionó como medida de prevención y control del mosquito Aedes aegypti, transmisor del zika a través de su picadura y otras enfermedades de transmisión vectorial, la destrucción de criaderos de mosquitos y el uso de larvicidas para que no se reproduzca la larva en los depósitos de agua, los tanques, etc. “Mientras el mosquito siga reproduciéndose y naciendo por miles todos los días no importa cuánto fumiguemos, vamos a seguir teniendo presencia de vectores”, agregó la ministra.

Señaló que en lo que va de este año han desarrollado el control de criaderos de larvas en 1’473.226 casas y tareas de fumigación intradomiciliaria en 520.330 viviendas y extradomiciliaria en 224.865 manzanas.

Espinosa recordó las recomendaciones que deben adoptar las embarazadas como el uso de repelentes, ropa clara, mosquiteros. Además, de mantener relaciones sexuales seguras (uso de preservativo) durante el embarazo.

En casa
Tapar bien recipientes con agua y aplicar el larvicida, cepillar tanques y recipientes que contengan agua, máximo cada 5 días y en caso de presentar síntomas acuda al centro de salud.

Repelente
La ministra de Salud dijo que el ministerio cuenta con una dotación suficiente de repelente apto para el uso durante el embarazo. (I)