fbpx


La Organización Mundial de la Salud reporta que más de 142 000 personas murieron de sarampión en el mundo en 2018, en concreto 30 000 más que el año anterior, reseñaron medios especializados.

Asimismo, la OMS reveló que en 2018 se registraron casi 10 millones de casos de sarampión a nivel mundial y un total de 142 300 personas fallecieron como consecuencia de esta enfermedad. La mayoría de las muertes ocurrieron en la población de niños menores de cinco años que no habían sido vacunados.

Tedros Adhanom Ghebreysus, director general del organismo, alertó que “El hecho de que haya niños que mueran de una enfermedad prevenible mediante vacunación, como el sarampión, es francamente escandaloso y, además, refleja el fracaso de los esfuerzos colectivos por proteger a los niños más vulnerables del mundo”.

De acuerdo con el informe, hasta mediados de noviembre de 2019, se han notificado más de 413 000 casos de sarampión en todo el mundo.

Los ciudadanos del África subsahariana son los más afectados. Según estimaciones aproximadas de la OMS, se registraron 1,76 millones de casos de sarampión en esa región, y más de 52 000 de ellos resultaron en muertes en 2018. En los países europeos, a su vez, se produjeron 200 muertes de los cerca de 861 000 casos reportados.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y peligrosa, se manifiesta en una temperatura alta, inflamación del tracto respiratorio superior y la membrana mucosa, así como una erupción roja característica. A menudo (especialmente entre los niños pequeños y las personas con inmunidad reducida), el sarampión se acompaña de complicaciones graves, como neumonía.   /CP