fbpx


En 2015, una de cada seis muertes en el mundo estuvo relacionada a la contaminación del aire y del agua