fbpx


Los especialistas investigaron la resistencia de las células a la ferroptosis, proceso durante el cual estas mueren por la oxidación de los lípidos en la membrana celular. Muchos tipos de cáncer pueden bloquear este proceso y de esta manera volverse inmunes al tratamiento.

Los científicos ya sabían de una molécula, nombrada GPX4, que puede actuar como antioxidante y revertir el proceso de la ferroptosis. Aunque existen medicamentos dirigidos contra la GPX4, la mayoría de los tipos de cáncer aún pueden ser resistentes a la ferroptosis.

Ahora se descubrió que otra molécula, llamada FSP1, también puede servir como antioxidante lipídico, salvando a las células cancerosas de la muerte.

Entonces encontraron varias maneras de atacarla con medicamentos y, por lo tanto, reducir la resistencia de los tumores al tratamiento. En particular, revelaron que la molécula necesita la ayuda de una enzima llamada NMT para funcionar, mientras que ya existen fármacos para suprimir su actividad.

«Descubrir una forma completamente nueva de que las células ganen resistencia nos permitirá diseñar medicamentos que se dirijan a este mecanismo«, dijo el profesor Ed Tate, del Departamento de Química del Colegio Imperial de Londres.