fbpx


Un hombre en Miami tuvo un cuidado especial para asegurarse de que su tratamiento médico al final de su vida fuera segn sus deseos.

Se tatu en el pecho «no resucitar y debajo del mismo su firma; la palabra «no» fue subrayada.

Y funcion, de alguna manera

El hombre, de 70 aos, tena antecedentes de enfermedad pulmonar, problemas cardacos y diabetes cuando ingres en el Jackson Memorial Hospital este ao.

Estaba inconsciente y no tena ninguna identificacin, adems que el nivel de alcohol en la sangre era alto.

De acuerdo con una carta publicada en The New England Journal of Medicine, los médicos administraron un tratamiento, pero el hombre nunca reaccion lo suficiente como para hablar.

Entonces el mensaje del tatuaje se volvi claro pero contradictorio, ya que los médicos no tenan forma de saber si se lo realiz como parte de una decisin impulsiva.

As que consultaron a un experto en ética, Kenneth W. Goodman, quien les aconsej que respetaran los aparentes deseos del hombre.

Los galenos no llegaron a administrar las formas ms invasivas de tratamiento para salvar su vida, y la salud del hombre se deterior hasta su muerte.

Goodman, director del Instituto de Bioética y Poltica de Salud de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, decidi en ese momento que el tatuaje pareca muy deliberado.

«Aqu hay un tipo que se tom la molestia de hacerse un tatuaje, que tiene la palabra ‘no’ subrayado; hizo que su tatuador incluyera su firma», seal el médico en una entrevista telefnica con The New York Times.

Nancy Berlinger, experta en ética de la atencin de la salud y especialista en investigacin en el Centro Hastings, aadi que los médicos hicieron bien en consultar a un experto y cumplir los deseos del paciente.

Agreg que hay un movimiento creciente para mejorar la forma en que los médicos y los pacientes se comunican sobre la atencin al final de la vida, pero todava hay un largo camino por recorrer.

Muchas personas son reacias a discutir la mortalidad, incluso con amigos cercanos y familiares.

Algunos pacientes pueden no confiar en las instalaciones de atencin médica para realizar un seguimiento de sus preferencias, y las normas para notificar a los médicos sobre la atencin al final de la vida o los deseos de reanimacin pueden variar segn el estado o incluso de un hospital a otro.

«Existe este callejn sin salida que no hemos descubierto cmo cruzar y este hombre estaba en él», dijo Berlinger.

«Existe este callejn sin salida que no hemos descubierto cmo cruzar y este hombre estaba en él», dijo Berlinger.

En Estados Unidos, las personas tienen derecho a solicitar que no se les resucite en caso de una emergencia médica, y pueden expresar sus deseos con anticipacin en caso de que un da se encuentren incapacitados y solos.