El estado tiene los índices más bajos de vacunación contra la contagiosa enfermedad a nivel nacional. Algunos padres de familia han optado por no vacunar a sus hijos por motivos religiosos y otros por una supuesta vinculación de la inyección con el autismo. Expertos dicen que el rumor es falso y aseguran que la infección de este virus es totalmente prevenible.