Investigadores crean una vacuna terapéutica contra la enfermedad de Chagas, un padecimiento poco atendido que afecta a 1,1 millones de personas en México y de las cuales el 30 % desarrolla problemas cardíacos, informó este jueves un especialista.

“Es un padecimiento considerad como desatendido y, al igual que otras 20 enfermedades de este tipo, afectan a la población más pobre de entre los pobres”, dijo a Efe el químico Jaime Ortega López, investigador del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).

La enfermedad de Chagas es una infección parasitaria causada por un organismo unicelular llamado Trypanosoma cruzi que invade el corazón y causa una condición llamada cardiomiopatía de Chagas.

Entre los síntomas que pueden presentarse están la fiebre, ronchas o inflamación de párpados.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de 70 millones de personas están en riesgo de ser infectados y, cada año, se reportan 30.000 nuevos casos y unas 12.000 muertes a nivel mundial.

Aunque en México se estima que hay poco más de un millón de casos, Ortega López manifestó que existe un subregistro y hasta 6 millones de personas podrían estar afectadas, pero 99 % de ellos no son diagnosticados o tratados.

Sin embargo, aunque existe tratamiento para esta enfermedad, los fármacos tiene baja eficacia y efectos secundarios muy graves.

Además, muchos pacientes no presentan síntomas inmediatamente después de la infección por lo que pueden pasan los años y solo son diagnosticados cuando ya presentan trastornos cardiacos y/o digestivos, y es ahí donde los fármacos pierden efectividad.

“Además este tratamiento es costoso, tardado y con graves efectos”, apuntó Ortega López.

Ante este panorama, el laboratorio de Ortega López, colabora desde el 2005 con un grupo de investigación multiinstitucional con el objetivo de generar la primera vacuna contra el Chagas en México.

El especialista indicó que tras algunas pruebas preclínicas, esta vacuna ha presentado mayor eficiencia para tratar la enfermedad.

Los investigadores ya han iniciado la producción de los dos antígenos que servirían como base para la vacuna y se espera que pronto puedan pasar a la fase clínica.

“Se están haciendo pruebas para que se potencie el efecto usando los fármacos, pero buscamos que la dosis sea menor para que no tenga tantos efectos adversos o, en el mejor de los casos, que se evite usarlos y solo se necesite la vacuna”, dijo el experto.

Agregó que todavía existe mucho interés de poner esta enfermedad en la atención del público y que este tipo de padecimientos llamen la atención de los gobiernos y las farmacéuticas.

“Desgraciadamente no existe interés de parte de las farmacéuticas de desarrollar una vacuna contra el Chagas porque no tendrían ganancias por el producto”, opinó Ortega López.

Es por ello que la idea, dijo, es que cuando la vacuna esté lista se registre la patente para que se sea de dominio público y que pueda estar en los esquemas de vacunación públicos.

En el proyecto participan la Universidad Autónoma de Yucatán, la Fundación Carlos Slim, el Cinvestav, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el desparecido Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal.

El desarrollo de esta vacuna, agregó el especialista, contribuirá a prolongar la vida de los pacientes con mayor calidad, al detener la progresión de la enfermedad y sobre todo, busca incidir positivamente en los sistemas de salud que invierten grandes cantidades de recursos en su atención.

“La meta es que se apliquen a las personas más desprotegidas, que son las más afectadas por este padecimiento”, finalizó.