En noviembre de 2018, el científico chino He Jiankui conmocionó al mundo al afirmar que había modificado genéticamente a dos bebés mellizas para hacerlas inmunes al VIH. El hecho fue condenado por la comunidad científica. Ahora, según reporta la revista Nature, un científico ruso quiere replicar el procedimiento en su país.

El biólogo molecular Denis Rebrikov, director del Centro Nacional de Investigación Médica Kulakov para Obstetricia, Ginecología y Perinatología de Moscú, la mayor clínica de fertilidad en Rusia, planea implantar embriones editados genéticamente en mujeres antes de fin de año.

[Científicos chinos aseguran haber creado los primeros bebés modificados genéticamente]

[¿Por qué es tan polémica la técnica que se usó para modificar bebés genéticamente? ]

Al igual que su colega chino, Rebrikov se enfocará en el gen CCR5, que contiene las instrucciones para fabricar una proteína que el VIH emplea como puerta de entrada a los glóbulos blancos de la sangre. Se centrará específicamente en una mutación natural de este gen, que se da en un 1% de la población europea, la cual genera una cierta inmunidad al virus.

Para imitar dicha mutación, el científico usará la técnica de modificación genética CRISPR-Cas9, que le permitirá alterar el gen CCR5. Después de modificar los embriones, los implantará en madres infectadas con VIH.

Sin embargo, el consenso científico condena estos procedimientos. En la segunda cumbre internacional sobre edición del genoma humano, realizada en 2018, se advirtió sobre los grandes riesgos que implican permitir ensayos clínicos de la línea germinal humana en este momento. Para muchos especialistas la técnica CRISPR-Cas9, a pesar de ser revolucionaria, aún no está lista.

Uno de los inconvenientes es que la tecnología CRISPR-Cas9 puede provocar modificaciones en el ADN no buscadas, lo que podría resultar peligroso si, por ejemplo, se inactivan genes supresores de tumores. No obstante, Rebrikov ha dicho que está desarrollando una técnica para evitar este tipo de efectos no deseados y que publicará sus avances en un mes.

Hace poco, científicos de la Universidad de California en Berkeley alertaron de que la mutación natural del gen CCR5 estaba asociada con un aumento de la mortalidad del 21% antes de los 78 años.

Actualmente, existen otros tratamientos para que las madres seropositivas puedan concebir hijos sin el virus que son mucho más eficientes, accesibles y éticos.

Implantar embriones de genes editados está prohibido en muchos países del mundo; sin embargo, las regulaciones de Rusia sobre reproducción asistida no se refieren explícitamente a la edición de genes. Esta ambigüedad podría permitir que Rebrikov consiga el permiso de las autoridades, advierte la publicación de Nature.

Síguenos en Twitter…