fbpx


La Organización Mundial de la Salud confirmó la erradicación en todo el mundo del poliovirus tipo 3, una de las tres causantes de la polio que genera parálisis o incluso la muerte. El único virus de la polio que resta por eliminar es el tipo 1, que aún sigue provocando brotes en países como Pakistán, Afganistán, Nigeria o Filipinas.

“Tras la erradicación de la viruela y del poliovirus tipo 2 (en 2015) esta noticia supone un logro histórico para la humanidad”, señalaron desde la organización con sede en Ginebra. La noticia fue confirmada este jueves en coincidencia con el Día Internacional contra la Poliomielitis.

El único virus de la polio que resta por eliminar es el tipo 1, que aún sigue provocando brotes en países como Pakistán, Afganistán, Nigeria o Filipinas.”Lograr una total erradicación de la poliomielitis será un gran paso adelante en la salud mundial”, señaló el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien prometió redoblar los esfuerzos para lograr ese objetivo.

Los tres poliovirus presentan los mismos síntomas. Pueden causar parálisis y la muerte a los pacientes, aunque con diferencias genéticas y virológicas. El último caso de polio tipo 3 fue detectado en el norte de Nigeria en 2012 y desde entonces una red de trabajadores sanitarios y laboratorios trabaja para determinar y confirmar que el virus ya no existe en el mundo, exceptuando muestras controladas para su investigación.

La polio fue erradicada de la Argentina en 1984, gracias al esquema de vacunación antipolomielítica, pero todavía sigue siendo endémica en algunos lugares del mundo. Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología, coincidió en que en la actualidad hay en el mundo más casos de poliomielitis por virus vacunal que por virus salvaje.

“La poliomielitis fue eliminada en más del 99% a nivel mundial, pero todavía falta menos del 1%. Para lograr la erradicación no tiene que haber casos por poliovirus salvaje y tampoco asociados o derivados de la vacuna, para lo que se debe reemplazar el uso de la dosis oral (OPV por sus siglas en inglés) por la inactivada o inyectable (IPV)”, afirmó la infectóloga pediatra Silvia González Ayala.

 

Fuente: Télam