fbpx

[ad_1]

La UC San Diego está desarrollando un sensor ligero, pequeño y portátil que podría pegarse a un cubrebocas (N95, de tela, o quirúrgica) para monitorear la presencia de moléculas relacionadas con el coronavirus que aparecen en el aliento y la saliva de una persona.

Con esto no solo se podría conocer en minutos si has sido expuesto al virus, también si lo has contraído. Para esto solo tendría que apretar el sensor y ver si cambia de color. Para esto, la universidad recibió $ 1.3 millones de los Institutos Nacionales de Salud.

De acuerdo con información de The San Diego Union Tribune, la tira reactiva, podría estar lista para usarse a finales de este año, sin embargo, Jesse Jokerst, profesor de nanoingeniería en la Escuela de Ingeniería Jacobs de UC San Diego e investigador principal principal del proyecto sostuvo que las tiras no están destinadas a reemplazar los protocolos de prueba actuales de COVID-19.

Las tiras reactivas se pueden producir en masa fácilmente mediante el procesamiento de rollo a rollo. Esto reduciría los costos a unos pocos centavos por tira.

«Queremos que esto sea lo suficientemente asequible para las pruebas diarias», dijo Jokerst, pues a su vez permitiría que las instalaciones de alto riesgo, como hogares grupales, prisiones, clínicas de diálisis y refugios para personas sin hogar, monitoreen antes y con mayor frecuencia las nuevas infecciones para reducir la propagación.

Esto se suma una de las recientes acciones que está haciendo esta universidad para detectar de forma temprana el actual coronavirus, recordemos cómo implementaron hace poco las máquinas expendedoras de pruebas Covid-19.

[ad_2]