fbpx


Una niña de cuatro años que no fue vacunada en esta temporada quedó ciega tras contraer una gripe.

Los hechos comenzaron antes de Navidad en Iowa, cuando Amanda Phillips, madre de Jade DeLucia la llevó al hospital con mucha calentura provocada por una gripe, donde una inflamación del cerebro le hizo perder la visión a la pequeña.

Esta complicación de la encefalopatía no es solo relativamente rara, es muy rara; .21 por millón es aproximadamente 1 en 5 millones.

Los doctores informaron que no saben si la pérdida de visión de la menor será permanente durante los próximos seis meses.

Los padres de Jade agregaron que es necesario que los progenitores tomen en serio cuando sus hijos tengan gripa y si es necesario llevarlos al doctor.

Ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Niños de la Familia Stead de la Universidad de Iowa y señalan la gripe ocasionó adquiriera encefalopatía ya que el virus afectó el cerebro.

Las vacunas existen desde hace muchos años para diversas enfermedades las cuales se van poniendo según los meses de edad algunas con refuerzos años más tarde el problema es que hay padres que creen no ser necesarias.

La cadena CNN informó que la niña no tenía la vacuna.

¿Quienes deben vacunarse contra la influenza? 

Todas las personas de 6 meses de edad en adelante deberían vacunarse contra la influenza cada temporada, con raras excepciones.

La vacunación es especialmente importante para las personas que corren alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza.

La vacunación contra la influenza ofrece importantes beneficios. Puede disminuir la cantidad de enfermedades por la influenza, las visitas al médico, las ausencias en el lugar de trabajo y en la escuela; y también puede prevenir las hospitalizaciones relacionadas con la enfermedad.

Además, está demostrado que la vacuna contra la influenza puede salvarle la vida a los niños, indica el CDC de los Estados Unidos.

 

Síntomas en los niños

  • Respiración acelerada o problemas para respirar
  • Coloración azulada en los labios o el rostro 
  • Se expande la caja torácica al respirar
  • Dolor de pecho
  • Dolor muscular intenso (el niño se rehusa a caminar)
  • Deshidratación (no orina por 8 horas, tiene la boca seca y al llorar no tiene lágrimas)
  • No está alerta ni interactúa cuando está despierto
  • Convulsiones
  • Fiebre por encima de los 104 °F
  • En el caso de niños menores de 12 semanas, cualquier cuadro febril
  • Fiebre o tos que mejora pero reincide o empeora
  • Agravamiento de las afecciones crónicas
  •  
<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/4yZNIpoFJTM" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>