fbpx


Una investigación científica realizada en países europeos dio como resultado que más del 80% de los pacientes registrados con casos positivos de coronavirus covid-19 sufrieron pérdida de olfato o de gusto en algún momento de la enfermedad. Además, mientras el 20% de los casos estudiados tuvo esos síntomas desde el inicio, también un 20% de las personas analizadas registraron solamente esos signos y dieron positivo. 

En base a esta evidencia científica, y otros estudios, la Sociedad de Otorrinolaringología del Uruguay (Sorlu) le recomendó al Ministerio de Salud Publica (MSP) incorporar esta alteración como síntoma de diagnóstico de coronavirus. El martes pasado se reunieron con autoridades del MSP a quienes le señalaron la necesidad de agregar la perdida del olfato o gusto, total o parcial, de forma brusca, dentro de los síntomas en el protocolo para indicar el test, indicó a El Observador Martín Fraschini, presidente de Sorlu.

En ese estudio científico, que se publicó el 6 de abril y estuvo a cargo del otorrino Jerome R Lechien, participaron 12 países de Europa, se analizaron 417 casos y se relevaron resultados epidemiológicos y clínicos: edad, sexo, etnia, comorbilidades y síntomas generales y otorrinolaringológicos.

Además, Fraschini señala que no importa que el paciente tenga obstrucción nasal o que tenga mucosidad en la nariz. «Podes no tener obstrucción en la nariz y tener perfectamente la enfermedad», aclaró.

Y si un paciente tiene obstrucción nasal y mucosidad nasal y además tiene perdida de olfato, igualmente hay que considerarlo como sospechoso de enfermedad y realizarle el test, según el médico.

La particularidad que había inicialmente es que se veía en algunas series en pacientes jóvenes, pero igualmente la recomendación se hace para todas las edades, agregó Fraschini.

El 85,6% y el 88,0% de los pacientes informaron disfunciones olfativas y gustativas, respectivamente. La disfunción olfatoria apareció antes que los otros síntomas en el 11.8% de los casos. Y entre el 18,2% de los pacientes sin obstrucción nasal o rinorrea, el 79,7% eran hipopósmicos o anósmicos (perdida completa del olfato).

Según el nuevo protocolo del MSP, ahora la fiebre dejará de ser un requisito excluyente para la realización de tests y solamente con tener síntomas como tos, falta de aire o dolor de garganta, el médico puede indicar la realización del diagnóstico. A su vez, se agregan otros dos síntomas: diarrea y pérdida de olfato o gusto de forma brusca, siempre y cuando no haya otras causas que expliquen esas dificultades de salud y estén acompañados por síntomas respiratorios.