fbpx

[ad_1]

Los niños pequeños representan solo un pequeño porcentaje de las infecciones por COVID-19, una tendencia que ha desconcertado a los científicos. ¿A qué se debe esta situación?

De acuerdo con un artículo de la revista Nature, una creciente serie de estudios sugiere que la menor cantidad del también llamado nuevo coronavirus en niños se debe a que sus sistema inmunológico de los niños parece estar mejor equipado para eliminar el SARS-CoV-2 que el de los adultos.

“Los niños están muy adaptados para responder, y muy bien equipados para responder, a nuevos virus”, dice Donna Farber, inmunóloga de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. Incluso cuando están infectados con SARS-CoV-2, los niños tienen más probabilidades de experimentar una enfermedad leve o asintomática.

Otra pista de que la respuesta de los niños al virus difiere de la de los adultos es que algunos niños desarrollan síntomas de COVID-19 y anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2, pero nunca dan positivo para el virus en una prueba estándar. En un estudio, tres niños menores de 10 años de la misma familia desarrollaron anticuerpos contra el SARS-CoV-2, y dos de ellos incluso experimentaron síntomas leves, pero ninguno dio positivo en la prueba, a pesar de haber sido examinado 11 veces durante 28 días mientras estaba en contacto cercano con sus padres, que dieron positivo.

El sistema inmunológico de los niños detecta el virus «y simplemente genera esta respuesta inmune realmente rápida y efectiva que lo apaga, antes de que tenga la oportunidad de replicarse hasta el punto de que dé positivo en la prueba de diagnóstico con hisopo», dice Melanie Neeland, inmunóloga que estudió a la familia en el Murdoch Children’s Research Institute en Melbourne, Australia.

Farber dice que los tipos de anticuerpos que desarrollan los niños ofrecen pistas sobre lo que está sucediendo. En un estudio de 32 adultos y 47 niños de 18 años o menos, ella y sus colegas encontraron que la mayoría de los niños producían anticuerpos dirigidos a la proteína pico del SARS-CoV-2, que el virus usa para ingresar a las células. Los adultos generaron anticuerpos similares, pero también desarrollaron anticuerpos contra la proteína de la nucleocápsida, que es esencial para la replicación viral. Farber dice que la proteína de la nucleocápside generalmente se libera en cantidades significativas solo cuando un virus está diseminado en el cuerpo.

Los niños carecían de anticuerpos específicos de la nucleocápsida, lo que sugiere que no están experimentando una infección generalizada, dice Farber. Las respuestas inmunitarias de los niños parecen ser capaces de eliminar el virus antes de que se replique en grandes cantidades, dice.

Tambié hay evidencia de que cuando los niños están expuestos al virus, reciben una dosis menor que los adultos, porque sus nariz contiene menos receptores ACE2, que el virus usa para acceder a las células. Esto también podría explicar por qué COVID-19 es menos frecuente en niños que en adultos, dicen los investigadores.

También te puede interesar:

Así es como el coronavirus llega al cerebro y estos son los daños que causa

De Pfizer no solo vas a necesitar la vacuna: COVID-19 podría causar disfunción eréctil, según estudio

[ad_2]