fbpx


Ciudad de México— Arritmias cardíacas, confusión mental, fatiga constante, tos persistente, dolor muscular, daños en el corazón, los pulmones, los riñones y el cerebro. Estos son algunos de los síntomas y secuelas que investigaciones en diferentes lugares del mundo han detectado en personas que enfermaron de Covid-19.

La lista sigue alargándose y las respuestas, teniendo en cuenta que la enfermedad tiene solo siete meses de antigüedad, no alcanzan todavía.

Las interrogantes se acumulan y las principales son: ¿Por cuánto tiempo pueden extenderse? ¿Por qué varían tanto de persona a persona?

Este mes, investigadores de todo el Reino Unido lanzaron un estudio que seguirá a 10 mil sobrevivientes de Covid-19 durante al menos un año y llegando a los 25 años.

Los investigadores esperan poder comprender mejor qué es lo que el coronavirus nos deja en el organismo, pero también analizar qué pacientes tienen mayor riesgo de vivir síntomas persistentes.

En Italia, una de las investigaciones más completas referida a las secuelas de la Covid-19, aunque pequeña en cantidad de pacientes vistos, tiene origen italiano. Casi nueve de cada 10 pacientes dados de alta de un hospital de Roma después de haberse recuperado de Covid-19 todavía experimentaban al menos un síntoma dos meses después.

El mayor problema es que el coronavirus pandémico no está dejando solo secuelas típicas de una enfermedad respiratoria, sino que sus consecuencias daña a otros órganos, ya mencionados, como corazón, riñones y cerebro.

Una investigación llevada a cabo en Shangai, China, y dada a conocer esta semana muestra que un 55% de los pacientes Covid-19 presentaron a lo largo de su enfermedad síntomas de tipo neurológico.

Los investigadores también buscan saber si los tratamientos en la fase aguda de la enfermedad podrían evitarlos.