fbpx


Desde hace siglos, la cafeína ha sido parte de la dieta de los seres humanos aunque la han asociado con riesgos en la salud, sin embargo, en los últimos años se ha descubierto que el café puede traer beneficios a la salud.

“Tradicionalmente, el café ha sido visto como algo malo”, indicó para BBC, Marc Gunter, jefe de la sección de nutrición y metabolismo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC).

Investigaciones realizadas en los años 80 y 90 determinaron que las personas que tomaban café tenían mayor probabilidad de enfermedades cardiovasculares. Pero los descubrimientos del nuevo siglo, dicen los contrario.

¿El café realmente aporta beneficios a la salud?

Científicos han asociado al café con un mayor riesgo de cáncer debido a que contiene acrilamida, una sustancia cancerígena que se encuentra en alimentos como tostadas, pasteles y patatas fritas. Pero la IARC determinó en el año 2016 que el café no produce cáncer, siempre y cuando no se beba a temperaturas más altas que 65° C.

Incluso, han encontrado que el café en realidad puede tener un efecto protector. Los estudios han demostrado una asociación entre el consumo del café y una menor gravedad y recurrencia de cáncer de colon en la mayoría de los pacientes.

Un año más tarde, en 2017, Gunter publicó los resultados de un estudio en el que analizó los hábitos de consumo del café a medio millón de europeos durante 16 años, donde se encontró que; aquellos que bebían más café tenían un menor riesgo de morir de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y cáncer. Cabe destacar que estos hallazgos son consistentes pues también se han arrojado los mismo resultados en otros países como en Estados Unidos.

El investigador afirmó que las personas que beben hasta cuatro tazas de café al día tienen menos enfermedades en comparación con las que no beben ninguna, indica 24 horas.

Ya sea una taza de café descafeinado o con cafeína, el café descafeinado tiene cantidades parecidas de antioxidantes que el café normal, pero Gunter no encontró diferencias entre la salud de las personas que bebían cafeína y las que evitaban la cafeína, lo que lo llevó a concluir que los beneficios para la salud asociados con el café se deben a algo más que a la cafeína.

Dicha investigación se se basó en datos de población, lo que no confirma la causa y el efecto pues “Las personas que consumen café simplemente pueden tener una mejor salud subyacente que las personas que eligen no hacerlo”.

En esta nota