fbpx


“Recomendamos a quienes tengan mayor riesgo que limiten el contacto con otras personas lo más posible, o lo restrinjan con pequeños grupos dispuestos a adoptar medidas para reducir el peligro de que (ustedes) resulten infectados”, dijo el director de los CDC, el doctor Robert Redfield.

Las recomendaciones son las mismas para quienes viven con personas en riesgo o las cuidan, agregó.

Anteriormente, los CDC decían que las personas con alto riesgo de sufrir COVID-19 en forma grave tenían al menos 65 años de edad; vivían en asilos o centros de cuidados prolongados; tenían afecciones cardiacas graves, obesidad, diabetes, enfermedades hepáticas, problemas renales y pulmonares crónicos, así como otros males que les hayan debilitado sus sistemas inmunológicos.

En los cambios, los CDC crearon categorías de personas que están o pudieran estar en alto riesgo.

Las personas en alto riesgo incluyen aquellas con males renales crónicos, enfermedad pulmonar inflamatoria crónica, obesidad, afecciones graves del corazón, anemia drepanocítica, diabetes tipo 2, y sistemas inmunológicos debilitados por haber recibido un trasplante. El umbral de obesidad preocupante fue bajado de un índice de masa corporal de 40 a uno de 30.

Los CDC dijeron que las personas se vuelven más vulnerables a la enfermedad conforme aumenta su edad, pero ha retirado a las personas de 65 años o más como un grupo de alto riesgo.

dat