fbpx


En el momento que los humanos alcanzan la tercera edad con obesidad, tienen un riesgo particularmente alto de desarrollar enfermedades metabólicas, como diabetes tipo 2, y enfermedades cardiovasculares. Aunque la ciencia ha observado que no se trata de la presencia general de grasa en el cuerpo, su acumulación en ciertas áreas como la cavidad abdominal y el músculo esquelético, que pueden tener una mayor influencia en el desarrollo de estas afecciones.

Los hombres adultos que son obesos, tienen mayor riesgo de sufrir coágulos de sangre. Un estudio publicado en la revista Nutrition and Metabolism sugiere que una dieta muy baja en carbohidratos mantenida durante ocho semanas propició mejoras en la composición corporal, la distribución de grasas y la salud metabólica en adultos mayores.

Dieta baja en carbohidratos contra dieta de control

Los investigadores del Centro de Investigación de la Obesidad Nutricional de la Universidad de Alabama en Birmingham estaban interesados en determinar si una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas y encontraron que podría reducir los depósitos de grasa y preservar la masa magra, y a su vez mejorar los resultados relacionados con enfermedades cardiometabólicas, como sensibilidad a la insulina y perfil lipídico.

Estos investigadores reunieron a 34 hombres y mujeres de 60 a 75 años con obesidad, a los cuales les asignaron al azar una dieta baja en carbohidratos y rica en grasas durante ocho semanas, mientras que otros seguirán una dieta de control.

Parte importante de la dieta propuesta por los investigadores estuvo representada por los huevos, un alimento que durante mucho tiempo se ha considerado saludable, pero con reservas. Los participantes debieron consumir al menos tres huevos por día.

Tanto al inicio como al final de las mismas, evaluaron factores como la composición corporal por absorciometría de rayos X de energía dual, la distribución de grasa por resonancia magnética, la sensibilidad a la insulina por pinza hiperinsulinémica euglucémica y los lípidos por extracción de sangre en ayunas, valores que compararon posteriormente.

Menor riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular

Al terminar la prueba, los investigadores observaron que el grupo que consumió la dieta muy baja en carbohidratos perdió más peso y masa grasa total que el grupo de la dieta de control. En el momento en que los investigadores decidieron comparar los valores medidos al principio y final de la dieta, notaron que la principal diferencia en la pérdida de grasa entre los grupos fue la de la la cavidad abdominal y los depósitos de músculo esquelético.

De igual manera, observaron una mejora en la sensibilidad a la insulina, lo que a su vez conlleva un menor riesgo de diabetes tipo 2, así como mejoras significativas en el perfil de lípidos general que reflejarán un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

El huevo en la salud metabólica y cardiovascular

Anteriormente, se recomendaba no consumir más de tres huevos enteros por semana, pero la evidencia científica actual derribó por completo las concepciones negativas respecto a este alimento. En cuanto a su papel en este estudio, aunque fueron una parte importante de la dieta consumida por los participantes, no es posible establecer una relación causal entre su consumo y los beneficios observados. 

Goss, Ph.D., profesora asistente del Departamento de Ciencias de la Nutrición de la UAB dijo que cree que lo que pueden concluir, es que los huevos enteros se pueden incorporar a la dieta de una manera saludable sin afectar negativamente el colesterol en sangre en adultos mayores.

“Observamos mejoras en la composición corporal en respuesta a esta dieta”

Hay mucha evidencia de que este tipo de dietas puede ser saludable para personas más jóvenes, pero este estudio en particular fue uno de los primeros en probar este enfoque en adultos mayores de 65 años.

TE PUEDE INTERESAR:¿Cómo bajar el azúcar en la sangre de forma rápida? ¡en emergencias!

La investigadora Goss concluyó diciendo que este estudio amplía la investigación anterior para mostrar que puede ser una opción terapéutica segura para los adultos mayores de 70 años que padecen obesidad ya que tienen riesgo de padecer diabetes.