fbpx

[ad_1]

Los pacientes con COVID-19 que reciben oxígeno o experimentan fiebre muestran un volumen reducido de materia gris en el cerebro, de acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal y el Instituto de Tecnología de Georgia.

Ese menor volumen de materia gris en la red frontal-temporal del cerebro se asoció con un mayor nivel de discapacidad entre los pacientes con el virus SARS-CoV-2, incluso seis meses después del alta hospitalaria.

Para la investigación, publicada en la revista Neurobiology of Stress, se analizaron tomografías computarizadas de 120 pacientes neurológicos, 58 con COVID-19 agudo y 62 sin la enfermedad, emparejados por edad y género.


El análisis, señalaron los científicos, mostró que los pacientes con mayores niveles de discapacidad tenían un menor volumen de materia gris en los giros frontales superior, medial y medio en el momento del alta y seis meses después, incluso cuando se controlaban las enfermedades cerebrovasculares.

Explicaron que los pacientes COVID-19 que recibieron oxigenoterapia y/o tuvieron fiebre presentaron una mayor reducción del volumen de dicha sustancia en comparación con los que no lo hicieron.

Además, descubrieron que los cambios de esta sustancia en la región frontal del cerebro pueden ser la base de las alteraciones del estado de ánimo que suelen presentar los pacientes contagiados con el virus.

La materia gris, abundaron los investigadores, es vital para procesar información en el cerebro y una anomalía puede afectar el funcionamiento y la comunicación de las neuronas.

“Las complicaciones neurológicas están cada vez más documentadas para los pacientes con COVID-19. También se ha demostrado que una reducción de la materia gris está presente en otros trastornos del estado de ánimo (…) y probablemente esté relacionada con la forma en que la materia gris influye en la función neuronal”, señaló Vince Calhoun , autor principal del estudio.

[ad_2]