fbpx


Tres emprendedores chilenos crearon Dart en el 2011 y es un sistema de inteligencia artificial (IA) que detecta la retinopatía diabética o ceguera por diabetes donde el técnico toma fotografías digitales del ojo cuando el paciente con diabetes es examinado por el oftalmólogo.

Después las sube a una plataforma web y allí se procesan por un modelo de IA que se entrenó con base en el conocimiento de los especialistas y se determina qué paciente requiere la atención.

A través de la plataforma, el oftalmólogo observa las imágenes desde donde se encuentre y determina si requiere cita o no y entre el 5% a 10% de los pacientes son derivados a una atención. De esta manera se agiliza la atención del sistema de salud, aumenta la capacidad de atención y esto permite que la atención médica llegue a más gente.

Con IA se puede prevenir la ceguera por diabetes. Foto: institutotomaspascualsanz

México y la inteligencia artificial

Una empresa social mexicana llamada Prosperia, surgió como una escisión del MIT Media Lab en Massachussets, Estados Unidos y se está desarrollando en México bajo colaboraciones con la Asociación para Evitar la Ceguera (APEC), el ITAM y la UNAM.

La empresa tiene como objetivo hacer más accesible la detección y tratamiento oportuno de la diabetes, sus complicaciones y específicamente las oftalmológicas.

UNAM colaborando para diabetes
La UNAM está colaborando para proyectos parecidos en México. Foto: republica1111

Los científicos, han desarrollado una solución que se basa en valorar el riesgo de que alguien presente ceguera por diabetes y a partir del uso de calculadoras, definen si el paciente requiere una evaluación a fondo de la retina, ofreciendo una herramienta para hacer el diagnóstico de manera sencilla y accesible.

TE PUEDE INTERESAR:Diabéticos debe hacer EJERCICIO y dejar de fumar para salvarse del COVID-19

Inteligencia artificial y sus niveles

El esquema de este proyecto está basado en dos pasos o niveles que están sustentados en inteligencia artificial. El primero, en base a unos cuestionarios inteligentes con 10-15 preguntas para determinar el riesgo de una persona de presentar diabetes y el segundo, en base a un software y una tecnología que permite evaluar el fondo del ojo para determinar el grado de afectación y si ya hay retinopatía diabética (RT).