fbpx


Un repunte de casos de sarampión en la región de las Américas ha llevado a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a emitir una alerta sobre esta enfermedad. El órgano multilateral señala que los casos que se presentaron en Antigua y Barbuda y Guatemala fueron importados de Europa, pero en otros Estados el virus ya echó raíces.

“Desde enero de 2017 hasta enero de 2018, seis países de la región de las Américas notificaron casos confirmados de sarampión: Antigua y Barbuda (1 caso), Argentina (3 casos), Canadá (45 casos), Guatemala (1 caso), Estados Unidos de América (120 casos) y la República Bolivariana de Venezuela (952 casos)”, dice la OPS.

Las alertas de la OPS incluyen una serie de recomendaciones para que las autoridades locales apliquen a los viajeros internacionales. Adicionalmente, una serie de consideraciones en relación al personal de salud y a las personas e instituciones que están en contacto con viajeros antes y después del viaje.

Lea además: Especialistas recomiendan vacunarse ante brote de sarampión en Guatemala

“La Organización Panamericana de la Salud recomienda que se aconseje a todo viajero mayor de seis meses de edad que no pueda mostrar prueba de vacunación o inmunidad, que reciba la vacuna contra el sarampión y la rubéola, preferiblemente la vacuna triple viral (sarampión, parotiditis y rubéola), al menos dos semanas antes de viajar a áreas donde se ha documentado la transmisión de sarampión”, dice la alerta.

Recientemente el especialista en Medicina Interna, Neri Olivas, explicó que a pesar de que en Nicaragua el sarampión se considera erradicado persiste el riesgo de que se presenten casos importados.

Le puede interesar: Alerta en Nicaragua ante brote de sarampión en Guatemala

“Siempre existe el riesgo (de que se propague el virus) por la intercomunicación que hay ahora; entonces, el virus puede viajar rápidamente grandes distancias. La ventaja que hay en Nicaragua es que tenemos una alta tasa de inmunización”, explicó el galeno.

1994 se reportó el último caso de sarampión en Nicaragua, desde entonces la enfermedad se considera erradicada en esta nación, pero persiste el riesgo de importarlo de otro país.