Reflejo de He Jiankui en un vidrio mientras trabaja en un laboratorio en Shenzhen, provincia de Guangdong, en el sur de China, el 10 de octubre de 2018. 

Cuestionan visto bueno de comité de ética y el público espera una respuesta

La osadía de un científico chino de crear los primeros mellizos inmunes al virus VIH del mundo al utilizar tecnología de modificación genética continuó generando estupor el martes tanto en China como en el extranjero, con investigaciones en curso todavía sin una conclusión precisa.

He Jiankui, un biólogo de Shenzhen, en la provincia de Guangdong, anunció el lunes que las mellizas Lulu y Nana nacieron sanas a principios de mes vía fertilización in vitro con una técnica genética especial que las inmuniza contra el SIDA.

El hecho provocó aireados debates entre especialistas, con muchos de ellos criticándolo el martes por su falta de ética y cuestionando la necesidad de tal procedimiento.

Un total de 140 investigadores del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y de China y del exterior firmaron una carta abierta para expresar su rechazo al estudio por ir en contra de la ética, asimismo hacer un llamado a las autoridades para la toma de medidas que prohíban su consecución.

“Nos oponemos firmemente a la investigación que involucre modificación genética y manejo de huevos humanos fecundados sanos y embriones a menos que se haya probado la seguridad y la eficacia de la intervención”, apuntó la misiva.

“Exhortamos a las autoridades a formular y mejorar lo más pronto posible las regulaciones en la aplicación de tecnología de edición genética en cuerpos humanos y otros con el fin de garantizar la integridad y seguridad de nuestra especie (…) y para velar por el desarrollo racional, estable y sano de la ciencia en China y en el mundo”.

Muchos procedimientos médicos efectivos están a disposición para prevenir que  bebés nazcan sanos de padres infectados, entre ellos drogas antivirales muy eficaces. Una pareja, de padre cero positivo y madre sana, dieron a luz a un pequeño sin el mal con las tecnologías existentes, por ello no se necesita recurrir a esta clase de técnicas, continuó el texto.

El documento siguió a otro similar de más de 120 expertos en biología y estudio médico publicado el lunes por la tarde.

Xu Nanping, viceministro de Ciencia y Tecnología, sostuvo el martes que su cartera presta mucha atención al caso, así instó a las partes pertinentes a realizar rigurosas indagaciones y publicar los resultados.

El Comité de Cumplimiento Ético de la Academia China de Ciencias afirmó el mismo día que también sigue de cerca el tema y confirmó su oposición a cualquier uso clínico de edición genética en embriones humanos por individuos u organizaciones en línea con teorías y tecnologías poco desarrolladas.

Asimismo, destacó que le gustaría cooperar con la investigación de las autoridades.

La Federación de Sociedades de Ciencias Biológicas de China indicó por su parte que el estudio de He ha perjudicado la imagen de la disciplina científica en el país.

“Estamos en contra de ello y proponemos que un equipo multidepartamental sea establecido inmediatamente para llevar a cabo pesquisas a las personas y organización involucrada, y de ser el caso, imponer castigos a los responsables”, constató el texto.

La Comisión Nacional de Salud ordenó el lunes por la noche a su filial de Guangdong ahondar en el incidente. La Universidad del Sur de Ciencia y Tecnología, donde labora He, negó conocimiento alguno sobre su trabajo y señaló que ya se está ocupando del asunto.

The Associated Press informó el martes que Rice University en Estados Unidos también investigará la participación del profesor de Física Michael Deem, colaborador de He en el proyecto en China.

“Sin importar donde se llevo a cabo, este estudio, como ha sido descrito por la prensa, viola los lineamientos científicos y no va de acuerdo con las normas éticas de la comunidad científica y Rice University”, manifestó la escuela en una nota. Tal procedimiento está prohibido en Estados Unidos, agregó.