fbpx


La comunidad médica internacional se vio sacudida en las últimas horas por un escándalo de proporciones cuando la Universidad de Harvard decidió retirar 31 trabajos de un prestigioso cardiólogo que estarían basados en información falsificada.

Según se supo ayer, la Universidad de Harvard decidió retirar 31 estudios relacionados con el uso de células madre para tratamientos cardíacos que habían sido realizados por el cardiólogo de la Harvard Medical School y del Birgham and Women’s Hospital de Boston Pietro Anversa, quien falsificó información en 31 artículos publicados, que ahora tendrán que ser invalidados.

Anversa había ganado notoriedad años atrás a partir de una investigación en la que sugería que el músculo dañado del corazón podría ser regenerado con células madre, un tipo de célula que puede transformarse en una variedad de otras células.

El supuesto hallazgo desató una serie de iniciativas. Otros laboratorios trataron de reproducir los descubrimientos de Anversa sin éxito y aparecieron nuevas compañías interesadas en desarrollar nuevos tratamientos para infartos y ataques cardíacos basados en los trabajos del cardiólogo. Al mismo tiempo, se puso en marcha un gigantesco ensayo clínico, financiado por el National Institutes of Health en la misma dirección de los descubrimientos de Anversa.

La revisión de las publicaciones de Anversa comenzó en 2013. En 2017, Birgham and Women’s Hospital acordó pagar 10 millones de dólares al gobierno federal para lidiar con las acusaciones de que Anversa había utilizado información fraudulenta para obtener financiación.

Diversos investigadores no pudieron reproducir los resultados de su investigación. Y las sospechas comenzaron a tomar forma.

En los últimos años, investigadores más escépticos se desplazaron a otros modos de tratamiento del corazón. Algunos científicos todavía se preguntan cómo una línea de investigación tan cuestionada duró tanto tiempo.