Tomar conciencia de que en cualquier momento dejamos este mundo y luego de esa transición podemos seguir ayudando a un ser humano para mejorar su calidad de vida o salvarla es una decisión que puedes tomar ahora, con solo convertirte en donante de órganos.

En Panamá, cada año se hace un promedio de 350 trasplantes de riñón y en espera de un donante hay 350, la mayoría pacientes renales (unos 238 pacientes este mes).

Unas 3 mil 405 personas han sido beneficiadas con trasplante de órganos desde la década de 1980, cuando empezaron los primeros trasplantes de córneas en el país.

Te damos a conocer 10 cosas que debes saber sobre la donación de órganos en Panamá:

1. El programa de trasplante y donación de órganos, inició hace 27 años 

El programa de trasplante y donación de órganos inició formalmente el 19 de noviembre de 1990, cuando se efectuó el primer trasplante renal de donante vivo relacionado.

En 1995 se crea la primera Ley de Trasplante, mientras que el 17 de noviembre de 1998 se hace el primer trasplante de donante fallecido.

El 8 de febrero de 2010, la Asamblea Nacional aprobó la Ley 3 General de Trasplantes de Componentes Anatómicos, la cual crea la Organización Panameña de Trasplantes (OPT).

2.  Se pueden donar órganos o tejidos

Donante es una persona que cede gratuita y voluntariamente componentes anatómicos (órganos y tejidos) para que sean utilizados de manera inmediata o diferida en otras personas con fines terapéuticos. Ley 3 del 8 de febrero 2010 (Artículo 3, numeral 13).

3. En la donación, hay anonimato

Las donaciones de órgano y tejido son anónimas (Ley 3 del 8 de febrero de 2010), no se permite que las familias de los donantes fallecidos conozcan a los receptores ni viceversa.

4. Todos podemos donar

Toda persona puede ser donante. Compartir tu decisión con tu familia es el primer paso; ellos serán en su momento a quienes corresponderá respetar tu voluntad ante la donación.

Se puede formalizar la donación a través de documentos tales como la cédula, licencia de conducir, documento notariado o en el Registro Nacional de Donantes.

5. Hay donantes en vida y fallecidos

Una persona puede ser donante en vida o al fallecer. El donante vivo relacionado es aquella persona hasta el cuarto grado de consanguinidad o el segundo grado de afinidad cuya donación de alguno o parte de sus órganos o tejidos sea compatible con la vida. También podemos ser donantes altruistas si en vida decidimos donar un órgano a un receptor de la Lista de Espera Nacional, cuya identidad no se conoce.

6. Sobre los donantes fallecidos

Donante fallecido. También puede ser donante expresando su voluntad de donar todos o algunos órganos y tejidos para que sean utilizados después de su fallecimiento (donación ordinaria), o cuando una persona fallece y sus deudos autorizan la donación de sus órganos y tejidos (donación extraordinaria).

7. Estos son los órganos que se trasplantan en Panamá

Los órganos que se trasplantan en Panamá son de riñón, hígado y corazón. Los tejidos son médula ósea, córneas y huesos. Con la creación del Banco Integral de Tejidos, se trasplantarán también piel y huesos.

8. Gastos para un trasplante

Los trasplantes de órganos y tejidos no implican gastos económicos para los pacientes. Las instituciones públicas de salud donde se realicen los trasplantes asumirán los costos del procedimiento y hospitalización del donante y receptor.

9. Conoce el Registro Nacional de Donantes

El Registro Nacional de Donantes es un archivo estrictamente confidencial para las personas que desean dejar constancia en su vida, de su voluntad de ser de ser donantes después de su muerte mediante documento suscrito ante dos testigos hábiles con sus datos generales. Puedes acceder a través de la web página http://www.prefierodonarorganos.org/

10. Existe un Día Nacional de Órganos y Tejidos

El Día Nacional de Órganos y Tejidos se celebró por primera vez el 17 de noviembre de 2011. A partir de 2012, durante ese mes se celebra la Semana de Promoción de Donación de Órganos. El Registro Nacional de Donantes se inició en 2013, siendo el primer registrado Monseñor José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá.