Un trabajador de un albergue para niños migrantes en Estados Unidos enfrenta cargos de abuso sexual contra ocho adolescentes ahí recluidos hace dos años.

Levian Pacheco, que es VIH positivo, fue imputado de contacto sexual abusivo y abuso sexual contra estos jóvenes que tenían entre 15 y 17 años.

“Las acusaciones incluyen que el acusado tocó a seis de las víctimas en sus genitales sobre su ropa, y que realizó sexo oral a dos de las víctimas. Se alega que él cometió estas ofensas con intención sexual”, señala un documento legal al que tuvo acceso la AFP.

Los abusos se realizaron entre el 29 de agosto de 2016 al 24 de julio de 2017, cuando Pacheco era un trabajador de cuidado juvenil de la Casa Kokopelli Southwest Key, en Mesa, Arizona, donde estos muchachos, que llegaron solos a EEUU, fueron detenidos.

“Las víctimas estaban bajo la custodia, supervisión y disciplina del acusado”, indicó la fiscalía. Pacheco, de 25 años, niega las acusaciones.

“Cualquier empleado acusado de abuso es inmediatamente suspendido y las autoridades son contactadas. Eso fue lo que pasó en este caso”, dijo a la AFP Jeff Eller, portavoz de Southwest Key. “Educamos a cada niño bajo nuestro cuidado, al llegar a las instalaciones, sobre su derecho a ser libres de abuso o negligencia”.

Según el reconocido sitio de noticias ProPublica, otro trabajador de Southwest Key, Fernando Magaz Negrete, de 32 años, fue arrestado esta semana sospechosos de haber abusado de una muchacha de 14 años.

Magaz, que trabajaba en un albergue en Phoenix, Arizona, fue acusado de tocar sobre la ropa el área de los senos y la entrepierna de la víctima en el dormitorio que compartía con otras dos menores. afp