Un habitante de Nueva York, Estados Unidos, creyó durante mucho tiempo que el líquido que salía  constantemente de su nariz era moco por alguna alergia, sin embargo después de cinco años descubrió que era una fuga de líquido cefalorraquídeo de su cerebro.

Greg Phillpotts comenta que el constante goteo de su nariz le afectaba todo el tiempo, sin importar el lugar donde se encontrara, incluso asegura que para detener el goteo que no lo dejaba en paz tenía que ponerse pañuelos en la nariz como tapón.

“Estaba preparando la comida de pie en la cocina y se añadían a los ingredientes arruinando toda la cena”

El hombre en varias ocasiones acudió a diferentes médicos para comentarles de su constante “moqueo” y cada uno de ellos le dieron diagnósticos distintos y erróneos, algunos incluso le habían dicho que tenía neumonía o bronquitis.

Sin embargo cuando los síntomas empeoraron fue con el médico Alfred Iloreta, del hospital Mount Sinai y él le explicó que el contante moqueo era en realidad una fuga de líquido cefalorraquídeo de su cerebro, situación que según el doctor pudo haberle causado una meningitis.

Después que el hombre fue diagnosticado y por fin le dijeron en realidad a que se debía su malestar, fue sometido a una cirugía craneal y su problema de salud pudo ser resuelto.