fbpx


Torreón, Coahuila.- Alteraciones en el ritmo intestinal, tales como estreñimiento severo, colitis y gastritis, pueden ser indicadores de la presencia de tumores en el intestino grueso, que pueden derivar un cáncer de colon, advierte el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Coahuila.

La información al respecto la divulga la institución en voz de la oncóloga adscrita a la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA) 89, Rosa Gloria Nájera Hernández, quien refiere que el citado órgano se divide en derecho e izquierdo y, en dependencia del que resulte afectado, se tienen diversas manifestaciones.

Explica que cuando el problema es en la parte diestra, por lo regular se revela con la presencia de anemia recurrente y, en algunos casos, puede complicarse hasta una insuficiencia hepática.

Por lo que corresponde al espacio izquierdo, se presenta obstrucción para la evacuación, pero en ambos la mayoría de las veces son tumores con muchos años de evolución y se detectan en etapa muy avanzada.

Le recomendamos leer: Malos médicos ‘prostituyen’ la salud pública

Para su diagnóstico lo esencial es la sospecha ante el cuadro clínico que presenta el paciente; se investiga con un estudio de laboratorio en las heces fecales donde se analiza la presencia microscópica de sangre, lo que puede dar pauta a una colonoscopia, que consiste en revisar con una cámara el tubo digestivo y ayuda a detectar, además del cáncer, otros padecimientos como pólipos, divertículos, úlceras, hemorroides.

Nájera Hernández, agrega que ingerir en exceso alimentos grasosos y de origen animal, así como ser obeso, son factores que pueden contribuir para desarrollar este mal.

Otro aspecto es la predisposición genética; al tener familiares en primer grado -madre, padre o hermanos-, se sugiere iniciar las detecciones 10 años antes de la edad que tenía el consanguíneo al presentar el cáncer.